El desarrollo de una fuerte identidad de marca para tu negocio es un factor extremadamente importante para el éxito. Una marca efectiva puede ayudar a construir tu reputación, hacer que destaques de tu competencia y proyectar tus valores para atraer a tu cliente ideal.

La marca es la identidad de tu negocio, la imagen que deseas mostrar al mundo. Es uno de los activos más valiosos de tu empresa.

Aunque la identidad visual de tu marca es importante, tu marca incluye más que tu logotipo.

Una fuerte identidad de marca:

  • Comunica la personalidad de tu negocio y forma la percepción de tus clientes sobre quién eres
  • Proyecta las expectativas y promesas que extiendes a tus clientes en términos de calidad, servicio, fiabilidad y confianza
  • Crea confianza y lealtad de los que hacen negocios contigo
  • Ayuda a la audiencia a diferenciarte de tus competidores
  • Influye positivamente en tus decisiones de compra, impactando directamente en tu rentabilidad.

Pero hay varios mitos y conceptos erróneos que los propietarios de pequeñas empresas creen que pueden obstaculizar el desarrollo de una fuerte identidad de marca.

Mito #1 – Podemos diseñar nuestra marca nosotros mismos

Todos hemos experimentado los efectos de una marca de bricolaje.

  • ¿Qué piensas cuando te entregan una tarjeta de visita autoimpresa en blanco y negro?
  • ¿Qué pasa cuando llegas a un sitio web que parece hecho en casa?

La gente juzgará tu capacidad para proporcionar la solución que buscan basándose en sus primeras impresiones de tu negocio, tanto en línea como fuera de ella. No te arriesgues a rechazar clientes potenciales con una marca poco profesional.

Mito #2 – No podemos permitirnos el lujo de tener una marca profesional desarrollada

Tener una marca de empresa diseñada profesionalmente cuesta dinero, pero puede costar más a tu empresa si no tienes una identidad visual de alta calidad. La representación visual de tu identidad es algo que requiere de un recurso hábil.

Un logo que no esté alineado con tu visión, valores, público objetivo y posicionamiento podría causar confusión en el mercado. Por ejemplo, si proporcionas servicios de calidad con atención a los detalles, tu falta de atención a los detalles en tu marca enviará un mensaje contradictorio a tus posibles clientes.

Mito #3 – No necesitamos una marca

Debido a que más personas buscan productos y servicios en línea, necesitas una identidad visual de calidad para tu presencia en la web. No puedes representar adecuadamente tu negocio online sin una.

Y tanto, si has desarrollado una marca profesional como si no, tu negocio tiene una marca. El nombre de tu empresa, la forma en que cumples las promesas y lo que tus clientes dicen de ti cuando se les pregunta, crea una impresión de lo que es hacer negocios contigo, y eso, amigo mío, es tu marca. Puedes dejar que se desarrolle para ti a través de las críticas de los clientes online o de tu competencia, o puedes tomar el control y manejarlo para tu beneficio. Tú eliges.

Los beneficios de una identidad de marca

Hace que tu empresa parezca más grande

Cuando los clientes ven que una marca profesional se utiliza de forma consistente en sus tarjetas de visita, en su sitio web o en sus perfiles de redes sociales, obtienen la imagen de una empresa que merece su confianza.

Los clientes potenciales buscan una compañía que tenga los recursos para ayudarles a tener éxito. También esperan pagar más por una empresa más establecida. Si no proyectas una fuerte identidad de marca de ninguna manera, pensarán que eres pequeño y que no eres digno de su negocio o de los honorarios que crees que mereces.

Crea una identidad que es más grande que tú

Muchos profesionales independientes que ofrecen servicios de consultoría o mentoring terminan construyendo una marca alrededor de ellos mismos en lugar de la empresa. Si tu objetivo es convertirte en una figura pública, eso puede estar bien. Pero si quieres separar el negocio de ti para un futuro crecimiento o venta, desarrolla una marca para la compañía. Una marca única será uno de los activos que entren en juego durante la venta o adquisición.

Construye la lealtad y la confianza

Una de las formas de separar tu negocio de la competencia es tener una marca única que lo diferencie en el mercado. Una marca fuerte que transmita tus valores construye una conexión emocional con los clientes. Esto los atraerá a tu negocio si comparten los mismos valores. Este tipo de conexión facilita el desarrollo de una relación a largo plazo con esos clientes, lo que conduce a una mayor lealtad de los mismos.

Transmite estabilidad

Puede que seas la mejor y más experimentada persona en tu campo, pero ninguna marca o una marca creada por uno mismo transmite la impresión de que la empresa no durará. Una marca te ayuda a desarrollar una imagen para tu negocio que dice «Estoy aquí para quedarme». Una identidad de marca bien definida proyecta una sensación de largo plazo a quienes la ven regularmente. Elimina cualquier duda sobre su viabilidad al tener una imagen nítida y mensajes claros.

Haz que tu negocio sea memorable

El desarrollo de una identidad de marca y su uso consistente ayuda a los clientes a recordar quién eres. Cuanto más vean tu marca tus clientes potenciales, más probable es que se pongan en contacto con tu empresa para obtener información. Cada vez que interactúes con tu potencial cliente, tendrás la oportunidad de hacer una conexión y crear una experiencia de marca memorable.

Muestra compromiso y orgullo personal

Invertir en una identidad de marca única demuestra que te enorgulleces de tu negocio y estás comprometido con el éxito. Los clientes creerán que es más probable que cumplas las promesas que les has hecho porque una empresa que invierte en su éxito cumplirá sus promesas y las cumplirá en exceso, creando más lealtad y confianza en la marca con cada interacción con el cliente.

Consejos para tomar el control de tu identidad de marca

  • Crea tu identidad visual que se alinee con tu visión y proyecte la compañía con la que tu público quiere trabajar.
  • Vigila tu reputación online para que no haya sorpresas. Pide a los clientes satisfechos que proporcionen opiniones en Google, Yelp u otros sitios de opiniones que se adapten a tu nicho de mercado.
  • Ofrece la experiencia que tus clientes esperan para cada interacción que tengan, desde el sitio web, el servicio de atención al cliente, las conversaciones telefónicas y los correos electrónicos enviados. Trata a los clientes como quieres ser tratado si fueras un cliente.
  • Haz contactos y amplía tu visibilidad en tu comunidad y en las redes sociales. Construir relaciones es primordial para la construcción de la marca y la mejor manera de hacerlo es ayudar a la gente de manera que te diferencie.

Recuerda, si tienes un negocio, tienes una marca. Lo que hagas con ella depende de ti. Si tu marca se alinea con tu visión y se centra en las necesidades de tu público objetivo, puedes ayudar a atraer al cliente adecuado a tu negocio.

¿Ha tomado su empresa el control de su identidad de marca?